Ni bien se lo propusimos dijo que sí. No dudó ni un momento. Enseguida se puso a las órdenes para que su padrinazgo fuera útil y efectivo. Para mí, Juan, es un honor que hayas aceptado y que trabajemos codo a codo, multiplicando corazones y sumando juntos para que se siga investigando en la cura de la ELA y por mejorar la calidad de vida de las personas enfermas. Eres un referente para mí, no sólo por lo que has logrado en el ámbito profesional, si no como lo has hecho, siendo una persona íntegra y plena. Gracias Juan Mata por aceptar este desafío juntos. #arribaloscorazones.